Pessoa-heterónimo: de los otros a un Otro

Comentario clase 10 del Seminario CABA, del 8 de septiembre de 2018

Por Sebastián Ferrante

 

¿Qué interés reviste Fernando Pessoa para la investigación en el Seminario Clínico “Ex–sistencia del inconsciente –identidad, identificación y vacío”?

La clase del 8 de septiembre fue útil para delimitar hacia donde orientar nuestra lectura de este autor portugués (Lisboa; 1888-1935). Fundamentalmente porque la mayoría de la bibliografía psicoanalítica lacaniana tiende a desembocar en una psicopatología del autor, basándose en cierta clasificación (enfermedades del Otro / enfermedades de la mentalidad, etc). Tomar este camino desemboca en una psicobiografía diagnóstica –por caso podría ser un delirio sensitivo de Kretschmer, una enfermedad del semblante o un “falso self” si tomamos la psicología del yo. Se trata para nosotros de estudiar un método de escritura que anticipa y enseña los mecanismos del inconsciente.

La propuesta de Enrique Acuña consiste en atender nuevamente la indicación de Lacan en el “Homenaje a Marguerite Duras” cuando sospecha que el artista precede al psicoanalista en la anticipación de los procedimientos del inconsciente. Con este punto de partida, se trata de analizar algo novedoso: la obra de Pessoa y su uso de heterónimos como operación sobre el otro (personaje-semejante en el eje a-a’; hacia un próximo mas extraño como simbólico (A). Una transformación única que solo vale para ese sujeto ($) en invención.

Primeramente comentó el esquema elaborado por la psicoanalista portuguesa Celeste Malpique, que aplica la teoría del self sobre la obra de Pessoa en su texto “A Alma Solitária de Fernando no Livro no Desassossego” y luego realizó un contrapunto y comparación con su propuesta. Esta autora considera que la identidad literaria de Pessoa está en el libro El desasosiego, identidad armada con la siguiente frase: “A minha patria é a lingua portuguesa”, refiriéndose a que su lengua materna es su territorio, donde habita el lenguaje. Mientras las identificaciones a los heterónimos son mecanismos de defensa –“paragolpes”-

 

Grafico Pessoa

 

De este gráfico surgen:

– Un ortónimo: es el nombre civil, Fernando Pessoa

– Un pseudo heterónimo: Bernardo Soares. Pseudo implica una división del heterónimo, en tanto por un lado se tocan en puntos biográficos, pero en lo público, finge que mente. El doble de Pessoa en el Libro del Desasosiego.

– Tres heterónimos, los principales. Son: Ricardo Reis, Álvaro del Campos, Alberto Caeiro. Lo importante que se trata de tres autores, dice Acuña: “con firma propia y con un estilo de vida particular que el propio Pessoa sintió y vivió, experiencia que causa un punto de apoyo para obtener una diferencial cosmovisión.

De esa forma, Ricardo Reis puede dialogar con Álvaro del Campo. En cada uno de ellos, Pessoa introduce algo de sí mismo, de su gusto. Cada heterónimo implica un cambio en su estilo de vida, y desde allí determina una modalidad de escritura utilizando siempre un lenguaje afín.

En diferencia, Malpique pone en juego dos cuestiones: Fernando (sin apellido, producto de la muerte de su padre a los 5 años), contiene lo que ella llamará el “núcleo melancólico del yo”. Para esa época comienza un “juego” con su tío, que consiste en fabricar personajes que no están en la realidad. De Fernando va a derivar Bernardo Soares, en tanto autor del Libro del desasosiego, y luego los tres heterónimos antes citados, con sus rasgos específicos.

A partir de ese “núcleo melancólico” de su self, sostiene esta autora, Fernando inventa los personajes. El tema es que esta vía conduce inevitablemente a considerar los heterónimos como “mecanismos de defensa”, que en la medida en que son interpretados refuerzan los mecanismos yoicos.

Hablar de defensa obliga necesariamente a interrogar aquello -el objeto causa- ante lo que se defiende. Si el objeto causa es un vacío, Acuña propone considerar que nombrarse con heterónimos son mecanismos de la lengua que el sujeto utiliza para fabricar un nuevo sujeto. El acto de nominación implica un abrochamiento de lo simbólico sobre lo real, diferente a la creación de personajes con lo imaginario. Son mecanismos, no defensivos, sino de fabricación de significantes que organizan un nombre, Fernando Pessoa, a partir de otro nombre. Para él, no se trata de reforzar el self sino, como genio, dibujar el espacio interior.

Explica que a diferencia de Joyce que se hace un nombre propio que lo nombra como “Ego”  y se estabiliza a partir del sinthome, en Pessoa la obra no lo nombra; sino que lo alterna con otros (a-a’) para forzar su Otro nombre. Las operaciones que realiza son inversas, tienen que ver con su posición como sujeto en el lenguaje.

En un segundo momento de la clase, Gabriela Terre fue invitada a comentar el libro de Pessoa, Teoria da heteronímia, un ensayo de crítica literaria, donde el autor describe los métodos que utilizó con la lengua. Sitúa que si bien el término heteronimia existe en el diccionario, Pessoa se distingue por el uso y la función que inventa en la literatura. Lo más significativo son las interpretaciones, opuestas, relativas al uso de heterónimos. Una de esas acepciones es extraída de una “Nota explicativa” de Las poesías del ortónimo, que considera una cuestión estructural en la personalidad de Pessoa, naturalizando la heteronimia como “desdoblamiento de la personalidad”. Diferente a esta versión, cita que en una carta a Adolfo Casais Monteiro –su interlocutor en 1937- sobre el origen del heteronimismo, Pessoa sugiere la idea de una pluralidad interior, y toma la siguiente frase, final de un poema de Álvaro del Campo:

“Eu que me aguente conmigo e com os conmigos de mim”

Enrique Acuña señala que la frase condensa doble efecto, metonímico sentido y metafórico, con un más de sentido. El hilo de la frase conjuga gramática y homofonía, condiciones de la interpretación. Evita caer en la metonimia psicótica –el delirio- y logra, como poeta, el plus metafórico: el conmigo del principio es diferente de los conmigos del final, hay un desplazamiento del sujeto del enunciado, que ya pasa a ser otro que el del principio. En esa producción de sentido se define la creación de un nuevo espacio -espacio interior- que la heteronimia escenifica y produce un sujeto entre el otro ficcional y la escritura de un Otro simbólico que hace inventar una referencia.-

 

Bibliografía

– Celeste Malpique. “A Alma Solitária de Fernando no Livro no Desassossego”. En Actas de Congreso Internacional F.P. (2013). https://casafernandopessoa.pt/application/files/7915/1698/4246/CFP_ACTAS_2013.pdf

– Colette Soler: “Pessoa; La esfinge”. Revista Uno por uno Nros. 43 /y 44. Ficha en Biblioteca PRAGMA.

– Belo de Morais, Ricardo: O cuarto alugado. Ed. verso de kapa, Lisboa, 2017

– Pessoa, Fernando: Teoría da heteronimia. Ed. Assirio y Alvim, Porto, 2012

 

(*)-El Seminario continúa el sábado 15 de septiembre. Se cotejaran las dos traducciones del Libro del desasosiego, una de S. Kovdaloff -Ed. Emecé, Bs.As. 2017, y la otra de Perfecto Cuadrado- Ed. Acantilado; Madrid, 2012.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s